Monday, January 08, 2007

Home, sweet home

Debo de ser el único español que se alegra de que todo esto haya acabado y de volver a su, en mi caso, no-trabajo.

Desde el veintitrés del pasado, he dormido cuatro noches en mi cama. He conducido más de dos mil kilómetros, la mayoría en viajes cortos. No me ha tocado la lotería. He comido demasiado casi todos los días. No he leído nada, no he escrito casi nada. En vez de uvas comí gajos de mandarina, porque a mi madre se le había olvidado comprar uva. He estado de compras innumerables veces, la última ayer, de rebajas, me pasé una hora y tres cuartos en una cola para pagar.

Como todos los años, me he repetido mil veces que éstas serán mis últimas “navidades”. Que este año compraré los regalos en agosto. Que no volveré a comprar lotería. Que me largaré al Caribe, como hace mi hermano, y volveré el día de Reyes. Que jamás volveré a comprar algo en rebajas, y todavía más, ¡que jamás volveré a pisar unos grandes almacenes en mi vida!

Pero bien, he sobrevivido, un año más.

Y aquí estoy, en mi mesa, frente a mi ordenador … y todo un día para no trabajar por delante!

¡Viva el ocho de enero!

0 Comments:

Post a Comment

<< Home