Thursday, November 16, 2006

Actos de amor

Crecí en una familia donde el amor se daba por supuesto. Mis padres llenaban mi vida de actos de amor, y yo nunca pude ni imaginar que la vida pudiera ser de otra manera. Nunca me hizo falta que me dijeran que me querían, porque nunca me demostraron lo contrario, jamás hubo un acto de desamor en mi vida, jamás cruzó mi mente la posibilidad de que ello fuera posible, y por ello las palabras entre nosotros siempre sobraron. Lo obvio no necesita descripción.

En mi vida adulta tardé en comprender que el mundo funcionaba de distinta manera. Los actos de amor no pueden darse por supuestos. Peor todavía: hay gente que te dice que te quiere, y uno podría esperar de ese énfasis, de esas dos palabras que nunca oí de mis padres, un amor todavía mayor, más intenso, pero luego no lo demuestran. Actos de desamor, aunque te digan que te quieran: qué difícil me resultó comprender que ello fuera posible. Finalmente aprendí la lección: quien te quiere, te lo diga o no, te lo demuestra. Actos de amor. Y quien no te quiere, diga lo que diga, también te lo demuestra. Actos de desamor.

Me pregunto cómo será la vida para los que crecieron en familias donde les decían que les querían, al revés que la mía, o donde asumían implícitamente que eran queridos, como uno siempre espera de sus padres, pero recibían constantemente actos de desamor.

Qué lecciones habrán tardado ellos en aprender en la vida.

10 Comments:

Blogger La hormiguita said...

Muy, muy cierto. En las posibles situaciones, lo que a la larga cuenta es lo que se expresa con hechos.
Saludos!

9:47 AM  
Anonymous Anonymous said...

También hay quien te demuestra que te quiere, e incluso te dice que te quiere, y en realidad no te quiere. Y eso si que jode.

1:49 PM  
Anonymous Anonymous said...

Quería decir te muestra, no te demuestra. Eso no se puede demostrar. Pero si se puede mostrar, fingir, aparentar. En resumen, engañar.

1:52 PM  
Blogger La donna è mobile said...

Los de los actos de desamor razonan y sienten como sientes y razonas tú, tienen las mismas dudas y puede que sueños parecidos, os parecéis muchísimo. En la cola del autobús no se os distingue. No se os distingue, hasta que mientras esperais pasa un papá haciendo de papá, con su acto de amor en brazos y entre tú y el que creció en desamor ya hay una diferencia. Que éste último les seguirá con la mirada y hasta que se le pierdan de vista, le dará tiempo a pensar cosas muy tristes de romper el corazón. Cosas que se piensan y que no se pasan nunca.

Eso es, :-)

2:42 PM  
Anonymous ok said...

Y también es posible crecer en una familia que te hayan querido, te lo hayan demostrado y además te lo hayan dicho muchas veces. Por qué iban a ser incompatibles las tres cosas?

11:43 PM  
Anonymous Anonymous said...

No estamos tan condicionados por la infancia ni por la familia. No es lo que más marca.

5:09 AM  
Blogger Alicia 2.0 said...

Obras son amores y no buenas razones

Hasta los maltratadores pueden decir te quiero, sólo son palabras. Lo difícil, lo otro.

4:08 PM  
Anonymous Anonymous said...

Brrrrrr. ¿Maltratadores? ¿Infancia infeliz? Cuantos lugares comunes... Qué rollo tan facil.
Y tú, quë?????? Traumas tenemos todos, chaval. Supéralo de una vez. Que ya te vale... No eres el unico. Tu historia es tan comun. Ay. Pasa de una vez.

8:26 PM  
Blogger ana said...

No tengo claro todo esto, la verdad.
Hay actos de amor que quien los recibe no los entiende, o tarda demasiado tiempo en entenderlos.
Hay mascaradas que dan el pego extraordinariamente bien...
Yo no sé si repercute a la larga...bien hecho, quizá no, depende del tipo de amor, de la persona, de la relación, familiar o no...
No sé...es muy complicado, la verdad.
Un beso.

2:51 PM  
Blogger Vanlat said...

hace mucho caí por aquí... no recuerdo cuándo ni cómo... pero me gustó... Cuando cree mi blog añadí un link al tuyo porque sí... porque me gusta lo que leo, lo que dices y comparto muchas cosas... y ahora esto? Encuentro una entrada sobre el amor y el desamor, los actos, involucras a tu familia... en un momento en el que esa parte de mi vida está en el punto de mira.
Mi familia me quiere, me lo dicen a menudo y yo procuro decírselo a ellos... Nos lo demostramos como mejor sabemos o podemos... A ellos les ha costado mucho conseguirlo... y a mi todavía me cuesta... pero en eso estamos... hay dias que me quedaría abrazada a ellos un rato muy largo... y otros en los que sus abrazos me agobian... me cuesta aceptar que ya no soy la niña mimosa que fui... El desamor me está dejando una cicatriz abierta que no sé cuándo podrá cerrarse... quizá cuando menos lo espere...y a veces es tan complicado decir "Te quiero. Necesito estar sola" y que el otro lo entienda como eso y no como "Te quiero. Pero no eres suficiente"... a veces todo es tan difícil

8:30 AM  

Post a Comment

<< Home