Sunday, September 03, 2006

Televisión

Mira que veo poco la televisión … sólo cuando estoy de visita en casa de mis hijos. Intento mantenerme apartado de ella porque la tentación es fuerte y sé muy bien que la estupidez se contagia, la inteligencia no. Pero el otro día caí en la tentación y estuve un rato viendo “La isla de los negratas”.

En la primera fase del concurso, “La isla de los negratas: supervivientes” se trata de meter a cientos de millones de morenos en una isla (un continente, más bien, si no no caben) y someterlos a toda clase de tribulaciones: hambrunas, sequías, pandemias, dictaduras atroces, invasiones de potencias extranjeras, violaciones masivas … ellos, por su parte, tienen que sobrevivir a todo eso y, si lo consiguen, pueden caminar miles de quilómetros hasta llegar a la costa y allí participar en la segunda fase del concurso: “la isla de los negratas- la huída”, en la que se tienen que meter en unas embarcaciones muy precarias y hacerse a la mar para intentar llegar a Canarias. Una vez allí, los supervivientes ya consiguen premio: una estancia de tiempo indefinido en un campo de refugiados. Y también, una vez allí, el público decide y vota si los concursantes van a seguir jugando o no, si tienen que volver a concursar, esta vez en “La isla de los negratas- el regreso” y clasificarse de nuevo, si pasan a “Perdidos en el desierto” y de allí, si ganan, van a “la isla de los negratas – el regreso”, o si pasan a la tercera y última fase del concurso, “Escapa como puedas”, en la que los concursantes son trasladados a la península y, abandonados allí sin papeles, se dedican a escapar de las autoridades mientras sobreviven con trabajos miserables.

Yo estuve viendo uno de los resúmenes del concurso que echan en cada telediario. La gente opinaba y votaba sobre los concursantes y si debían pasar a la tercera fase o si debían volver a clasificarse en “Perdidos en el desierto” o en “La isla de los negratas – el regreso”. La verdad es que no entendí mucho el asunto, no vi claro en qué criterios se basaban para decidir quién se clasificaba y para qué parte del concurso. Más bien parecía como esas votaciones de “Gran Hermano”, en las que el público siempre salva al concursante más impresentable, porque es el que más espectáculo da en el programa. Pues aquí lo mismo: parecía que la gente votaba, más que por los méritos de los concursantes, por su interés en que el concurso siga emitiéndose en la programación de “prime-time” o porque dejen de echar resúmenes en los telediarios y pasen el concurso a otros horarios, a la segunda cadena y cosas así. Pase lo que pase, el concurso seguirá, porque se ve que hay muchos candidatos a concursantes y que están muy motivados.

En resumen: a mí me pareció aburrido. Una idea de programa televisivo muy vieja ya, en un nuevo formato, pero que no añade nada al principio general del concurso. Los debates y las discusiones del público también son los de siempre, bastante superficiales (al fin y al cabo, es un programa destinado al gran público) y sin entrar al fondo de la cuestión.

La televisión … es una enorme pérdida de tiempo. Entontece, de verdad que entontece. Te quedas viendo cualquier chorrada, se te duermen las neuronas, y se pasa el tiempo sin sentir. Mejor apagar, mejor hacer cualquier otra cosa ... aunque sea no hacer nada y quedarse pensando.

7 Comments:

Anonymous Gatopardo said...

Demoledor, amigo, demoledor: tal y como se está percibiendo a través de la TV. No hay seres humanos, sino productos de espectáculo.
Ya arreglé el fallo en el artículo sobre Mi admirado Antonio Magán
Te dejo el enlace directo en el recuadro de identificación.
Un abrazo.

5:35 AM  
Blogger Viuda de Tantamount said...

Entontece y embrutece...no entiendo cómo las imagenes de violencia en los telediarios son tan explicitas sin que algún colectivo se queje.

Los 5 años que viví sin tele, estaba como una reina...pero escuche comentarios considerandolo una actitud poco social.
Mi hermana me regalo una por un cumpleaños.

Apenas la enciendo. Me aburre. Y me quema la idea de estar perdiendo tiempo que puedo destinar a otras cosas q me llenan más.

6:58 AM  
Blogger ana said...

Yo tampoco veo la tele. Me pone enferma.
Hoy, el telediario comiendo, he visto lo del baloncesto y después la he apagado, todo está asquerosamente podrido y manipulado.
Pon música. Eleva el espíritu y proporciona agradables sensaciones.
Beso.

7:16 AM  
Blogger La donna è mobile said...

Brillante, para variar.

Pero no tiene nada de malo ver la televisión, siempre y cuando se sea selectivo con lo que se ve y no se olvide que hay un botón de ON/OFF para encenderla y apagarla. ¿Ves? El espíritu crítico lo alimenta que no veas. ¿A que cuando lees a Shakespeare te cuesta más esgrimirlo?

La tele está penosa, más que penosa, está ruinosa. Pero nunca se dijo que tuviera que ser educativa. Es entretenimiento. Así hay que tomárselo y no esperar milagros. Miseria y compañía.

Si te pones a pensarlo, también el sexo es buenísimo. Oye, de lo más sano que hay, pero como te des un atracón serio puedes acabar muy, muy perjudicado. Y quien dice sexo, dice las cebollitas picantes. O las gambas.

Sin la tele no podríamos haber visto la final de baloncesto de hoy, y mira, eso hubiera estado muy mal.

12:09 PM  
Anonymous mOe:) said...

...no sé en qué cadena ponen este reality...¿sale en bikini la presentadora??? Buscan guionistas en la productora??? Lo presenta la Milá para que sea un programa de servicio público??? no creo que llegue a tener mucho éxito...

4:04 AM  
Blogger GLAUKA said...

Joer ... me has puesto los pelos de punta, que lo sepas ...

4:58 AM  
Blogger Princesa del Guisante said...

A mí más que aburrido me parece tristísimo... y la altura de los debates como de cortejo de Blancanieves.

7:58 AM  

Post a Comment

<< Home