Tuesday, August 01, 2006

Anecdotario de verano (III)

El otro día me fui a comer a casa de mi madre. Me pidió que bajara a comprar el pan y, saliendo de la panadería, me crucé con Luis Roldán, que entraba.

No es la primera vez que me lo cruzo por el barrio, pero las veces anteriores iba con guardaespaldas detrás (sí, sí, en sus permisos carcelarios salía con guardaespaldas, no sé si para que no escapara o por ser lo que fue en la Guardia Civil) y ahora ya no.

Me dice mi madre, que está al cabo de la calle de todo lo que pasa en el barrio, que tiene un tercer grado o no sé qué y que está en la calle, viviendo con su madre, ya que los pisos que tenía le fueron embargados.

Es llamativo que, teniendo esa cara de culo de monja que tiene tan reconocible, el tío no se haya dejado la barba para no ser reconocido. Le dará igual que le miren por la calle. Ciertamente, es un sinvergüenza, en la mejor tradición de la sinvergonzonería nacional: orgulloso de haber “trincado” y mirando por encima del hombro a los estúpidos que de nuestros impuestos le hemos pagado una fortuna. Como los hay a decenas de miles en este país marbellero. Seguro que además él tiene un buen concepto de sí mismo y se justifica, con algo así como “yo soy una víctima que he ido a la cárcel, los demás no” o “yo por lo menos doy la cara, los otros se esconden y/o siguen robando en el partido y en la administración”.

Luis Roldán se pasó unos años en el Hotel Rejas pero la pasta que trincó no ha aparecido.

O sea.

3 Comments:

Anonymous ana said...

Pobre Luisito!
Tener que ir a comprar el pan, sin guardaespaldas ni nada, como un vulgar ciudadano de a pie, equiparado con nosotros, los expoliados para su gloria.
Cachiiiiisssss....
Hagamos una cuestación solidaria en la blogosfera para proporcionarle una criada que le haga esas cosas tan vulgares, pobre, no me gustaría estar en su pellejo, siendo objeto de tantas miradas incomprensivas...
Si es que somos más desagradecidos....
Un beso, reflejomannnnnn :P

2:19 AM  
Blogger Eulalia said...

Pues yo me lo encuentro por la calle y no me corto: le pregunto por la pasta.
Un beso

11:53 AM  
Blogger GLAUKA said...

Yo no sé si me tiraría a la yugular, porque mira que me joden toda esa panda de hijos de su madre que vivien a costa de nosotros tan alegremente, hombre.

7:35 AM  

Post a Comment

<< Home