Sunday, July 09, 2006

Dignidad

Acabo de hablar con mi hija por teléfono y estoy que me subo por las paredes.

Está de campamentos (le quedan un par días), y me estaba contando que las compañeras de tienda “no la ajuntan”, que se meten con ella, que son unas pijas … y además me ha estado contando a qué colegios van, qué vida llevan, etc., con cierto asombro, con expresiones del tipo “fijate, Papá, tienen esto y lo otro …” porque con ellas está descubriendo un nuevo mundo, una clase social distinta a la suya.

No es orgullo de padre, sé que mi hija tiene algunos defectillos, un temperamento algo fuerte, por ejemplo, pero también sé que ha tenido mucha suerte en la vida: es muy inteligente, la primera de su clase, habla perfectamente un idioma extranjero, se defiende en un segundo y va a comenzar a estudiar un tercero, va también muy bien en sus estudios de piano en el Conservatorio, lee mucho y también le gusta escribir. Además de todo eso tiene la suerte de ser muy guapa y atractiva (no exagero). Y tiene una familia grande y amplia que la adora.

Pero sus compañeras de tienda la encuentran rara. Y la hacen de menos. Los motivos: va a un instituto público, sus padres están separados, saca muy buenas notas y estudia bastante, no va de vacaciones a ningún sitio de moda, su padre no tiene un coche caro y sobre todo, sobre todo… la ropa que lleva no es de marca…

Como digo, estoy que me subo por las paredes. En cuanto vuelva en un par de días le voy a prohibir que quede con semejantes individuas. En cuanto se baje del autobús del campamento ya se puede despedir de ellas.

No quiero contarle todavía a mi hija la verdad, es demasiado joven y no quiero desanimarla. Mi hija es una estudiante brillante en todas las asignaturas, tiene todos los números para hacer una excelente carrera universitaria y tener una buena ocupación laboral. Por eso no quiero desanimarla y no quiero contarle que por mucho que trabaje, que se esfuerce en sus estudios, que vaya a la universidad, que consiga un buen trabajo, etc. etc. hay una clase social por encima de la nuestra que siempre será más rica y que gracias a sus redes de amigos y conocidos conseguirán un trabajo de chichinabo pero bien pagado, que ella tendrá siempre que ganarse todo con el sudor de su frente y que vivirá toda su vida con una hipoteca encima y ahorrando por lo que pueda pasar mientras que las otras, sus pijas compañeras de tienda en el campamento, serán rentistas de los bienes inmuebles que les dejó papá, serán directoras de marketing de tal casa de perfumes, propietarias de una tienda de modas o zorras mantenidas y cornudas de sus cornudos maridos, no, no le puedo contar la verdad tan pronto …

Sé que es envidia, puta envidia. Lo último que puede soportar esta gente tan “snob” es que alguien de una clase social inferior tenga de natural, por capricho de los dioses, lo que ellos no tendrán nunca, por mucho dinero que tengan. Todo su orden clasista se viene abajo: la pobre es la lista, la culta, la guapa, y la pija es patentemente tonta, burra y fea. “Pero tu padre no tiene un mercedes, ni vas a Salou, ni tus zapatillas son de adidas”.

No le quiero decir todavía que sus compañeras saben de qué hablan, porque en sus casas y en sus colegios les han dejado muy claro por qué ellas son de una clase social distinta, saben muy bien que tienen razón, que por lista y estudiosa que sea nunca dejará de ser una empleadilla mientras que ellas serán jefecillas en los negocios de sus padres o de los amigos de sus padres o mantenidas de sus maridos, y que ella no tiene un mercedes, ni lo tendrá nunca. Se lo gastará todo en la hipoteca y en sus hijos, como hizo su padre y el padre de su padre.

Pero que no las vuelva a ver. Quiero enseñarle que ella tendrá siempre algo que las otras no tendrán nunca porque ni lo pueden comprar ni está en venta, algo que ni siquiera le podrán envidiar, porque nunca llegarán a comprender qué es.

Dignidad.

15 Comments:

Blogger Lis said...

¿Y quién será más feliz o tendrá una vida más plena?
Ni el mucho o poco dinero ni la mucha o poca ignorancia garantizan la felicidad.

Corres el peligro de que te contesten "¿¡Vas a elegirme tú los amigos¡?" Paciencia la selección natural es sabia...

1:47 AM  
Blogger La donna è mobile said...

Pero no tiene nada de malo que le cuentes, no ya todo aquello del futuro negrísimo (porque siempre está por jugarse; no es plan de cerrarle ya de antemano puertas que quien sabe si conseguirá abrir, ¿no?), sino aprovechando el comportamiento de esas nenazas, enseñarle qué tiene ella de diferente en carácter (no en bolsillo), que la hace tan digna. "De esas cosas una persona de bien no se jacta. Menos, ante otra que no lo tiene. ¿Ves lo que hicieron mal, lo que las diferencia de ti? Si tienes un corazón en el pecho nunca harás de menos a otros, sólo por su dinero o por su aspecto o porque tengan menos que tú... Porque les haces daño. A ti te tienen que conocer por tu generosidad", y etcétera de ejemplos que te han puesto a huevo, para que ella, que no es tonta, cultive esas actitudes tan buenas que tiene y las sepa atesorar frente a melonas como esas, o las que vengan. Que vendrán.

Hay que confiar en esos chiquillos, que no son de azúcar, :-)

Ps: Desde fuera es que se ve todo TAN CLAAAROOOO, XDDDDDDD

1:51 AM  
Anonymous Anonymous said...

Mira, te he leído y la verdad: te entiendo, te hierve la sangre.
Te cuento: mi caso era justo el contrario. Mi familia tiene dinero, y crecí en un pueblo pequeño donde era una excepción: mis padres tenían carrera universitaria y eran los únicos que la tenían de todos mis compañeros de clase (fuí a un colegio público también). Y te aseguro que esa discriminación que sufrió tu hija por parte de las pijas la sufrí yo por parte de los no pijos, y de forma bastante cruel además. Por ser buena estudiante, por ser alta, por llevar aparato en los dientes, por leer, por tener los padres y abuelos que tenía, porque mis padres me pudieran dar cosas que a ellos no, por ser cualquier cosa que me hiciera diferente a ellos.

No son prejuicios de clase lo que le pasa a tu hija. Es, simplemente, prejuicios por ser diferente.

No sé si tu hija lo pasará mal o no. Yo sí lo pasé bastante mal: tanto, que no he querido nunca volver a aquel pueblo, ya que mi infancia fué bastante difícil. Los niños pueden ser muy, muy crueles. Y no todos lo son, yo no lo era.

Y te aseguro que también en el mundo "de la gente con dinero", como tu dices, hay gente inteligente y guapa, ¿eh? Y gente buena. Y al revés, te lo puedo asegurar.

Enseñale a tu hija a no darle importancia a las tonterías que le hagan esas niñas, a ser independiente y a ser buena persona y no corresponder con la misma moneda. Y a ser feliz, con o sin dinero.

3:26 AM  
Anonymous Ana said...

No está en la mejor edad para entender según qué cosas, pero tú sí que estás en la mejor para explicárselas.
Creo que deberías adaptar tu discurso e irle enseñando la cruda realidad por un agujerito. Yo lo hago con mi hija mayor y tiene tres años menos que la tuya.
Es fundamental que aprendan a quererse y a mirar primero hacia adentro.
No te enfades, tu hija está aprendiendo cosas nuevas, nada más. A veces lo que se aprende es bueno y divertido, y a veces es desagradable, pero no menos útil.
Relájate que es domingo.
Un abrazo.

5:20 AM  
Blogger Viuda de Tantamount said...

Educar hijos es tan difícil que ni por equivocación daría consejos...

No sé si tiene más sentido distanciar a los hijos de núcleos de idiotas o enseñarles a convivir con ellos.

Cómo no podremos ejercer siempre de protectores frente a ellos, tal vez sea más seguro crearles registros dónde entiendan de superficialidad y de diferencias.

En mi caso, nunca me identifique con los colegios en que estudiaba.

En los colegios ingleses de aquellos años, era raro que los padres estuvieran casados, fueran católicos practicantes, y con cierta tendencia al orden.

En los de Opus, era polémico que mis padres no lo fueran, tener sólo otro hermano o no censurar la televisión, y con cierto liberalismo.

Mis amigos de infancia, pertenecen a esos entornos, e incluso ahora, difieren sus planteamientos y las marcas de su ropa.

Pero siempre estuve a gusto. Mi padre, es de un tolerante increíble, sin nociones clasistas, ni demasiados convencionalismos sociales, habla de buena gente y de inteligentes....no de clases sociales.

Yo tampoco creo en ellas. Ni en los pijos ni en los progres.

Existe un nuevo perfil de imbécil universal que se integra en un grupo para hacerse notar.

9:06 AM  
Blogger La donna è mobile said...

(¡Jajajaja, "un trabajo de chichinabo pero bien pagado"!

Es que por muchas veces que lo lea, cuando llego al chichinabo me parto, XDDDD Qué bien traído, ché)

10:46 AM  
Blogger India said...

Pienso que como siempre, aparte del carácter y la posición de cada uno, sea ésta la que sea, todo debe observarse desde una perspectiva más flexible. No tan rígida como me parece que la enfocas. Llámale superficialidad si quieres, pero la experiencia me ha enseñado que presuponer que las personas son de una manera determinada, SOLO, por su condición social o económica, me ha llevado a más de un error.
Tanto en el extremo "alto" como en el extremo "bajo" de la escala económica o social.

Alguien te lo decía por aquí también. La postura típica del pijo imbécil, a mí, me parece igual de insoportable que la del curro reivindicativo. Y tan detestable es un pijo venido a menos, como un currete resucitado. La calidad humana es la que hay que potenciar y buscar. Lo otro...como siempre, aderezos.

4:42 AM  
Blogger India said...

perdón: me explico:

tan detestable "puede llegar a ser" un pijo...blablabla, como un currete blablabla.

Ahora mejor, parecía que criticara la desgracia o la fortuna...y no.

4:59 AM  
Anonymous tu fiel lectora said...

Hola...

Solamente te quería preguntar: y si por hazares de la vida tu hija se enamora de un hijo de papi que tiene todo y más, y que aún así tiene cerebro y valores, un hombre INTEGRO? Porque sí los hay... Y aún así no se convierte en una zorra cornuda y mantenida de su marido, si no que trabaja, porque le gusta.

Entonces, en ese entonces la realidad (de tu hija) no sería la que te planteas en tu cabeza...

Y que tal si en un futuro, tu hija es nombrada Presidente de alguna gran empresa? Y alcanza mucho en esos ámbitos, y aún así se sigue manteniendo como la mujer íntegra que creo va a ser?

Entonces su realidad sería diferente a la que te has imaginado... o no?

El futuro no lo podemos controlar, ni adivinar, por eso es desconocido y a veces irremediable...

De cualquier manera te felicito por una hija así, que no es una chica plástica, que se nutre interiormente, y que aunque (tú no se lo quieras decir todavía), estoy segura que está muy consciente de que esa clase existe, y de que esa realidad existe también...

Es bueno, muy bueno darle mucha más importancia a lo que hay debajo de la ropa que a la ropa misma, eso hace mejores seres humanos...

Eso de los ¨clasismos¨es terrible, recuerdo una vez haber escuchado a una niñita de menos de 4 años decirle a su amiguita: ¨no le hables a esa niña, qué no ves que es pobre¨ y yo, yo, ahí mismo casi casi muero, primero se me fue el habla por completo, y luego, luego cuando volvi en mi... todavía no lo puedo creer...

Pero igual, hay mujeres con mucho dinero, esposos infieles, y dignidad, aunque no lo creas esas también existen... Igual que las mujeres que luchan años, estudian y trabajan, y no conocen el significado ni la existencia siquiera de esa palabra...

Un abrazo y felicidades por tener una hija así.. Y no subas tanto por las paredes que te vas a cansar!!

Tu fiel lectora.

6:47 PM  
Blogger Detrásdelreflejo said...

Contestando:
- no me voy a poner aquí en plan "sociología marxista" y voy a decir que la condición económica lo condiciona todo... pero sí es cierto que esta sociedad prima unas cosas sobre otras y que, cuanto más "se sube", más difícil es mantener los valores morales tradicionales. Que no digo que no sea posible, ¿eh? Sólo digo que es difícil y que el que lo haya conseguido realmente merece la pena (merece la pena para mí, para otros quizás es un estúpido).
- Sé perfectamente que mis hijos van a ir por la vida por un camino distinto al mío, quizás radicalmente distinto, y me parece bien. No "me imagino" a mi hija ni me la quiero imaginar de ninguna manera, no va a ser lo que yo quiera, no quiero que sea "nada", yo sólo quiero que sea feliz. Si termina siendo ejecutiva de una gran empresa, gastando mucho dinero en ropa, coches, etc. etc. me parece bien si es así feliz, ¡y además me parece una buena opción! Y es más probable que se dedique a eso que a lo que me dedico yo.
- Si se lee la contestación que di hace un par de días en el otro "post", lo que me resulta incómodo, casi doloroso, es el juicio implícito sobre mí, mis valores, mis éxitos en mi vida, mis fracasos... juicio, por otra parte, inevitable, porque todos hemos juzgado a nuestros padres, es necesario y es ley de vida.
- Y mis dudas: si mis hijos quieren "ganar dinero", si mis hijos quieren, por ejemplo, dedicarse al mundo de las finanzas, de la empresa, etc. etc., lo cual me parece genial si eso les hace felices, ¿no haría yo mejor enseñándoles otro tipo de valores, cosas como "tienes que ser competitivo", "tienes que ir a ganar", "el pez grande se come al chico" "el que pega primero pega dos veces", etc. etc.?
- Y, mi respuesta: yo sólo puedo enseñarles lo que yo soy y cuáles son mis valores.

12:49 AM  
Blogger Ia said...

Entro en tu blog, llegando de un comentario (regruñido) que hiciste en el blog de La Donna è MObile... leo los posts anteriores y ante éste, no puedo más que meterme en camisa de once varas y opinar.
Pero alguien lo ha hecho antes que yo, perfectamente y expresando justo-justo lo que yo querría decirte.

Así que me remito a las palabras, una por una del comentarista anónimo.

Es una tristeza pero, está en la naturaleza de nuestra raza humana el no ignorar lo diferente, sino aniquilarlo. Por miedo.
Así es.

Y es cuestión de inteligencia, no de clase social, económica, color de piel o lugar geográfico de procedencia... el aceptar y valorar lo que no se nos parece.
Y es cuestión de tiempo -que a todos nos llega- el descubrir que el verdadero enriquecimiento está en eso, en la pluridad, en lo distinto.

Y ya.


Sólo te diría una cosa más: Evita los prejuicios en la educación de tu hija. Sería una pena que, por avisarle de futuras penas le cerraras la oportunidad de ver a cada uno como persona individual y no como colectividad de "pijos", "rentistas" y etc., etc...

ia

5:18 AM  
Anonymous Anonymous said...

general car insurance
car insurance estimate
geico car insurance
churchil
l car insurance

nj car insurance
free online car insurance quote
car insurance san diego
free online car insurance quote
instant car insurance quote
tesco car insurance
geico car insurance
in car insurance
car insurance broker
aarp car insurance
geico car insurance
buy car insurance online
car
insurance philadelphia

cheap online car insurance quote
in car insurance
car insurance policy
compare car insurance
car insurance in new jersey
compare car insurance rate
low cost car insurance
cheap car insurance rate
car insurance coverage
nationwide car insurance
compare car insurance
cheapest car insurance
progressive car insurance

http://cheap-car-insurance.quickfreehost.com

Random Keyword: :)
in car insurance

8:53 AM  
Anonymous Anonymous said...

Stop HARD WORKING)))
Only for man useful links )))

FOR FORCE buy viagra FOR REST casino
and for your girlfriend )))) artificial flower
rose flower


i think its will be usefull ))))))

I found a lot of interesting information for me ))) here )))) and i start prepare to 8 march )))))

9:42 AM  
Anonymous Anonymous said...

I start to women day prepear

I start to women day prepare……
I buy flower, viagra and xanax .....))))
But I have problem. I haven't women….
Help me please.

12:34 AM  
Anonymous Anonymous said...

DOn't you know what else can help ? Because I do not know to whom address.
I was prescribed Carisoprdol which I bought here. But maybe I bought something wrong?
cialis
levitra
or here phentermine

8:14 PM  

Post a Comment

<< Home