Sunday, July 23, 2006

Amor y Debilidad

«Serás amado el día en que puedas mostrar tu debilidad sin que el otro se sirva de ella para afirmar su fuerza.»

Lo ha dejado escrito Cesare Pavese en sus “Diarios”.

Y yo estoy de acuerdo.


Y lo otro . . . lo otro son fantasías idealistas en el mejor de los casos y, en el peor de los casos, carencias afectivas y emocionales mal resueltas y combinadas con calentontes genitales.


P.D.: veintitrés veranos hace que leí por primera vez a Pavese, y ahora pienso en ti, qué habrá sido de tu vida después de tantos años…


7 Comments:

Blogger Viuda de Tantamount said...

Ese dia...seras bienamado...¡¡

No siempre que amamos somos capaces de hacerlo con tanta generosidad...

1:27 AM  
Blogger La hormiguita said...

Es una gran verdad.
Saludos.

2:33 AM  
Blogger India said...

perdón...me he perdido (ando un poco tocho) qué es lo otro?

6:16 AM  
Blogger GLAUKA said...

También serás bien amado cuando, mostrando tu debilidad, no defraudes su amor, basado en la necesidad de tu fortaleza, pues.
Cuéntaselo a tu amigo el de la frase, anda, que tengo argumentos.

12:59 PM  
Anonymous ana said...

Pues me ha gustado mucho saber que alguien lo ha dicho tan bonito...yo siempre lo he pensado, pero no lo he sabido verbalizar...por eso no soy Pavese, claro...
Y yo sí comulgo. Si el otro necesita de tu fortaleza, y sólo de eso, no te quiere, leche. Es un jodío parásito. Y entonces pa qué lo quieres? Pa sufrir y venga de sufrir. Anda ya!
Beso, jefe. Menos mal que tú actualizas despacio!

11:12 AM  
Blogger Eulalia said...

Cierto, cierto, cierto.
Cierto

12:31 AM  
Anonymous Tu fiel lectora said...

Bueno, curiosamente debo decir que lo que más me ha llamado la atención es ver que justamente hace un tiempo que he estado recordando a alguien y le he llamado el domingo, pero no está en el país... Y esa frase en p/d. que has escrito al final del post se ha convertido entonces en algo muy íntimo y personal...

Hace algunos años, 15 años para ser exactos, cuando era aún casi una niña, un chico del barrio, amigo, sentía cosas aún desconocidas para mí, y entre tantos reproches míos a mi madre de porqué lo invitaba a comer y esas cosas, ahí estaba él, lleno siempre de esperanza, con una gran sonrisa para mí.

Hoy a 15 años de aquellos momentos se llena mi corazón de alegría al recordar, y de nostalgia, una nostalgia extraña, de ver pasar el tiempo y de no saber porqué pasan las cosas.

P.D. No sé si se me entiende bien, pero esto es lo que me has hecho sentir... Y gracias por haberlo hecho. Casi que te podra, por esto, enviar un beso, muy respetuoso, por supuesto.

1:40 PM  

Post a Comment

<< Home