Tuesday, June 27, 2006

Relaciones de pareja (III y final)

Quien te quiere, te lo demuestra. Y, quien no te quiere, también te demuestra que no te quiere.

Quien te quiere te trata bien. Quien no te quiere te dice, quizás, que te quiere mucho . . . y te trata mal.

Nuestra herencia cultural romántica (en esto, como en muchas otras cosas, todavía no hemos salido de la Ilustración y de su contra-reacción y complemento necesario e indispensable, el Romanticismo) nos lleva a considerar que el amor es sentimiento, deseo, pasión . . . y que puede ser independiente (no es lo mejor, pero puede serlo) de la praxis amorosa. No sólo uno puede enamorarse de un desconocido o desconocida, no sólo uno puede mantener amores en la distancia, no sólo puede uno mantener amores castos sin sexo sino que además en el ideal romántico éstas son las formas de amor más puras, hasta ahí llega el idealismo amoroso de nuestra cultura . . . o hasta los enamoramientos cibernéticos, que son la nueva versión extrema del amor romántico, del amor “puro”.

La consecuencia indeseada de tanto idealismo es la existencia de parejas que se hacen daño, psíquico y físico, pero que siguen juntas “porque a pesar de todo se quieren”, el chantaje emocional tan común hoy en día en las parejas bajo la fórmula de “si me quieres haz esto” o “yo te quiero y te digo-hago-trato así por tu bien, para que mejores”, las infidelidades que, en la mayor parte de los casos, no son por sexo-porque-sí, sino por enamoramientos pasajeros y subidones emocionales… hasta llegar al caso extremo de los malos tratos físicos y psíquicos, que siempre se producen bajo el convencimiento de la víctima de que “me trata mal porque no lo puede evitar, es un enfermo, pero me quiere, y yo le quiero”. Qué paradójico resulta que, a pesar de lo que se suele pensar, el mayor número de las víctimas de malos tratos se dé entre mujeres relativamente jóvenes, educadas, y con trabajos remunerados. No es la situación social o económica la que les lleva a estar atrapadas en una situación de agresión: es el idealismo de nuestra cultura, que no deja de lanzar el mensaje de que el amor (romántico) lo puede todo y lo vence todo y que todo merece la pena por salvar el amor, y que fuera del amor la felicidad es imposible.

¿Por qué no somos tan pragmáticos, tan realistas, y tan positivos, para el amor, como lo somos para otras cosas? Si el amor es algo muy simple…. No es un sentimiento, ni un deseo, ni una atracción, ni… ninguna de esas tonterías … el amor es algo que se hace, y si no se hace, no hay amor. Si te quiere, te lo demuestra. Si no te quiere, también te lo demuestra. ¡Y no hay más, leñeeeee!

Y me contesto a mi pregunta del “post” anterior: prefiero que me traten bien a que me quieran o, mejor dicho, a que me digan que me quieren muchísimo. Si me tratan bien, me demuestran que me quieren. Si no me tratan bien, y me dicen que me quieren, me demuestran que no me quieren y que tienen un concepto del “amor” y de la pareja que no es el mío.

6 Comments:

Blogger GLAUKA said...

Vaya! He leído por orden, he leído el post anterior antes que éste, y ya he contestado, creo, allí, a éste ... poque me tomé la libertad de interpretarte y veo que he dado en el clavo.
Besos de entendimiento para vos.

8:59 AM  
Anonymous ana said...

Vale, de acuerdo. Obras son amores, y no buenas razones. Es eso, así de claro.
Pero tu colofón del anterior venía con trampa. Lo sepas.
Estoy de acuerdo, cuando nos quieren nos tratan bien...o no? a mí me dicen ahora que me quieren, y yo me sentía completamente ignorada...es cuestión de percepción? ahora qué? me lo creo? lo intento de nuevo y me AUTOSUGESTIONO de que me quieren, mientras yo no me siento querida??
no.
Obras son amores, y no buenas razones.
Mi bloglines se ha vuelto loco y no me avisa de que actualizas, voy a tener que venir a pedales...
Un beso, hermosura.

5:34 AM  
Anonymous Gatopardo said...

Vamos, que estás más o menos como yo, que me da igual que me quieran mucho, lo que me importa es que me quieran bien.

7:10 AM  
Blogger fastydiosa said...

Bueno, es la primera vez que entro por aquí, pero, por lo que veo, aquí hay alguien que no se debe manejar muy bien con los sentimientos, con el amor, y se dedica a rebajarlos, a ponerlos. La felicidad existe con o sin amor,pero el amor te hace alcanzarla en el grado máximo, cuando es un amor de verdad, no un simple enamoramiento. Un amor del alma, que te hace sentir que esa persona que está enfrente es especial, te habla desde el alma, te escucha desde el alma y tu sientes la necesidad de darle todo, no por altruismo, claro, es que el ver a esa persona feliz, te llena a ti de felicidad. Que el amor es dolor?, claro, como todo en esta vida, tiene momentos de dolor, pero si es un amor de esos, de los buenos de verdad, merece la pena, merece "penar" por él.

9:40 AM  
Anonymous Anonymous said...

I will not acquiesce in on it. I think warm-hearted post. Specially the title attracted me to be familiar with the whole story.

2:06 AM  
Anonymous Anonymous said...

Genial dispatch and this mail helped me alot in my college assignement. Gratefulness you as your information.

10:52 PM  

Post a Comment

<< Home